DE HERENCIAS

VARIAS CONSIDERACIONES LEGALES SOBRE LAS HERENCIAS

  

Herencia con testamento

 

El testamento más común es el testamento abierto que se realiza ante Notario y se recoge en escritura pública.

El Notario informa y asesora al testador para hacer el redactado del mismo ajustado a la legalidad vigente. Se encarga también de la conservación del testamento y de remitir un parte informando de su existencia al Registro de Últimas Voluntades. Es un documento muy económico, ya que su coste está por debajo de los 100 € y sin embargo facilita mucho las cosas a los herederos para el momento del reparto de la herencia.

El testamento debe contener la voluntad del testador, expresando su voluntad de destinar sus bienes a favor de uno o más herederos, y además puede establecer legados y/o cualquier otra disposición que tenga a bien detallar para después de su muerte. 

Esta es la opción más recomendada, que el difunto haya dejado por escrito el destino de su caudal relicto, ya que facilita mucho el proceso a la familia y también el procedimiento ante notario.  Evita discusiones y malestar entre los herederos.

Y hay que tener en cuenta que en el código de sucesiones catalán, aunque el testador le deje todo a una persona en concreto, los hijos tendrán derecho a su parte de la legítima, la cual corresponde a un 25% del total de la herencia, a repartir entre el número de hijos.

Además, cuando se tenga que realizar el cálculo de la legítima se debe tener en cuenta también todas las donaciones realizadas en vida del testador durante los diez años anteriores a su muerte. Es decir, que se podrán descontar de su legítima aquellas donaciones que hubiera recibido del testador en vida, como regalos imputables a la legítima.

Herencia sin testamento en Cataluña 

 Cuando una persona muere sin haber hecho testamento, lo que se llamaría herencia intestada según el Código de Sucesiones, se llamaría a heredar a los legitimados a ello, es decir, en primer lugar a los hijos, y si estos han muerto, a los nietos. En caso de no tener nietos heredaría el viudo/a o pareja estable.

En la herencia sin testamento, si la Ley nos reconoce el derecho a heredar deberemos instar la llamada “declaración de herederos”. Esta declaración se constituye en documento público ante Notario. La Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria introduce una la sección “declaración de herederos abintestato” de la Ley del Notariado, de 28 de mayo de 1862.

 

¿Cuál es el procedimiento de la declaración de herederos en una herencia sin testamento?

Primero: Se procederá al requerimiento inicial delante del notario.  Se efectuará con forma de acta notarial firmada por los interesados y por el mismo notario. Asimismo, se deberán aportar todos los documentos acreditativos que fundamenten que la persona interesada reúne los requisitos para heredar:

  • certificados de defunción, matrimonio, nacimiento, empadronamiento,
  • certificado que acredite la inexistencia de testamento,
  • documentos identificativos de quién se persona interesado,
  • etc.

Segundo: Deberán comparecer dos testigos que acrediten y den fe de la relación que el interesado manifiesta tener con el fallecido. Puede ser testigo cualquier persona, excepto aquellos que tengan un interés directo con la herencia.

Tercero:  Se producirá la audiencia a los interesados y podrán ejercer su derecho de oposición en el plazo de un mes. Una vez transcurridos 20 días desde la terminación del plazo para oponerse, el Notario decidirá y decretará si el interesado tiene derecho a ser instituido heredero.

 

Aceptación de la herencia

 Aceptar la herencia es el primer paso para que los herederos puedan hacerse con la propiedad de los bienes del difunto, y consiste en la declaración del heredero en la que manifiesta convertirse en sucesor de los derechos y obligaciones del causante. Dicha aceptación puede ser expresa o tácita, y además puede realizarse de forma simple o a beneficio de inventario, dejando claro y patente que también existe la opción de repudiar la herencia.

Para las personas con vecindad civil catalana rige lo estipulado en el artículo 442-1 del Código Civil de Cataluña y en el artículo 442-2 del Código Civil de Cataluña que establece el siguiente orden en la “herencia sin testamento”:

  1. Los hijos.
  2. El cónyuge o la pareja de hecho.
  3. Los ascendientes.
  4. Hermanos y familiares hasta el cuarto grado.
  5. Generalitat de Catalunya.

 Ese orden de suceder aplica para aquella parte de la herencia de libre disposición. No incluye la legítima, porque de esa parte no se puede disponer, al ser la parte de la herencia que va a los hijos o padres obligatoriamente. En Catalunya la legítima es de una cuarta parte de la herencia, y el orden de suceder cuando no se ha hecho testamento, nos dice quién hereda las tres cuartas partes de la herencia restantes.

En el Código Civil catalán, la viuda o viudo tiene derechos, pero no la legítima. El código civil catalán reserva al cónyuge viudo el nombrado “año de lloro o de viudedad” regulado en el libro de familia. Este derecho le permite el uso de la vivienda familiar y ser alimentado a cargo del patrimonio del cónyuge premuerto, pero únicamente de forma temporal: durante el año siguiente a la muerte del causante.

El código civil catalán también regula la cuarta vidual, que permite al cónyuge viudo que, con sus bienes propios juntamente con todos aquellos que le puedan haber atribuido a la liquidación del régimen económico matrimonial por quedar disuelto el vínculo por la muerte del cónyuge  y a la herencia del cónyuge premuerto, no tenga recursos suficientes para atender sus necesidades, reclamar hasta una cuarta parte como máximo del activo hereditario líquido del causante siguiendo las reglas de cálculo legalmente preestablecidas. Es de hecho un derecho que depende de las circunstancias del cónyuge acreedor y, por lo tanto, en muchos casos su reclamación no procede.

Y para regular la posibilidad de que los hijos puedan disfrutar de bienes de sus ascendientes en según que casos de necesidad, antes de la muerte de alguno de los cónyuges, existe el pacto de renuncia a la legítima:

Art. 451-26.c del CCCat.   El pacto de renuncia de los descendientes a la recepción de bienes de sus ascendientes, según el artículo 451-26.c) del CCCat  es válido:

El pacto entre ascendientes y descendientes estipulado en pacto sucesorio o en donación por el que el descendiente que recibe de su ascendiente bienes o dinero en pago de legítima futura renuncia al posible suplemento.

Esta modalidad de renuncia es a mi juicio la más interesante y de la cual se hace muy poco uso en la práctica, a pesar de que constituye una forma muy eficaz de planificar la sucesión.

Los requisitos de este pacto son:

  1. Tiene que haber una donación de un padre a un hijo o descendiente
  2. La donación debe realizarse en concepto de legítima y con renuncia del hijo o descendiente al posible suplemento.

Es decir, a través de este pacto se conviene que las legítimas se calcularán en este momento de la donación y no en el momento del fallecimiento del padre.

Por eso, el apartado 3 de este artículo 451-26 c) CCCat nos dice que esta renuncia solo puede rescindirse por lesión en más de la mitad del justo valor de la legítima atendiendo al importe que tendría la legítima del renunciante en la fecha que se ha hecho.

La acción puede ejercerse en el plazo de cuatro años a contar del otorgamiento del pacto.

Es importante no confundir la legítima global con la individual, porque en Cataluña la legítima global es de ¼ parte, pero eso no significa que a cada legitimario le corresponda ¼ parte, sino que esa ¼ parte es la que debe repartirse por partes iguales entre todos los legitimarios.

Para determinar el importe de las legítimas individuales de cada legitimario, debe de dividirse la ¼ parte entre el número de legitimarios. Para determinar el número de legitimarios, debe tenerse en cuenta que hacen número el legitimario que sea heredero, el que ha renunciado a la misma, el desheredado justamente y el declarado indigno de suceder, pero no el premuerto o el ausente, salvo que sean representados por sus descendientes.

NOTA.-  Extraído de varias fuentes legales abiertas en la web y redacción propia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *