Propósitos de Año Nuevo 2019

 

Propósitos de Año Nuevo 2019

Por no perder la costumbre, hacemos la lista de propósitos a cumplir en el año que va a empezar. Cada año la misma rutina, la misma ilusión inicial, y el mismo abandono de ir cumpliéndolos conforme va avanzando el año.

La lista será la de siempre, los propósitos más generalistas y pocas veces logrados:

  • Vamos a ir al gimnasio
  • Vamos a perder peso
  • Vamos a comer más sano
  • Vamos a dejar de fumar
  • Vamos a estar más con la familia
  • Vamos a leer más
  • Vamos a viajar a ese lugar que queremos conocer
  • Vamos a colaborar con algún voluntariado social
  • Etcétera, etcétera, etcétera

Y en cuanto pasen los primeros quince días, ya estará flaqueando la ejecución de los propósitos, diluidos en el día a día, en las presiones del trabajo y en la rutina personal.  No llegamos a fijar los cambios en nuestro comportamiento con los nuevos hábitos porque no les dedicamos la debida atención. ¿Será el subconsciente que se impone a nuestras buenas intenciones de cambio?

La verdad es que cualquier día del año es bueno para establecer normas de cambio, ya sean de comportamiento ya sean de cumplimiento.  Cada día es nuevo, no necesariamente tiene que ser el primer día del año, el primer día del mes o el lunes. Lo único que necesitamos es la determinación, el poner manos a la obra, hacer o dejar de hacer una cosa, sin establecer la fecha de inicio ni otro condicionante, solo empezar y no desfallecer.

Y en según que momentos de nuestras vidas, de lo que más tenemos que ocuparnos, es de nosotros mismos. Ocuparnos en ser felices, en sentirnos tranquilos, porque a través de esa felicidad interior, de esa tranquilidad personal, podremos transmitir serenidad a nuestro entorno, a nuestros familiares y amigos y a toda la sociedad.   Nos proporcionará serenidad y sacará nuestros sentimientos de ayuda a nuestros semejantes, nuestro lado más solidario para el prójimo, buscando la causa con la que nos sentimos más motivados y así prestar nuestra personal colaboración en alguna asociación dedicada a la ayuda social.

Por otra parte, a lo largo de la vida hemos ido dejando a un lado sueños personales, ansias de formación, estudios que nunca realicemos, aficiones que quedaron sin materializarse por las necesidades del trabajo, del día a día que nos ahoga y apenas nos ha dejado tiempo para descansar.  Nos gustaba escribir, la poesía,  pintar, dibujar, la fotografía, o la música y todo se fue quedando por el camino.  Pues en este año que vamos a iniciar nos podemos proponer trabajar en esa afición que se quedó como asignatura pendiente a lo largo de los años,  perdida en el cajón de los sueños olvidados, recobrar la ilusión por realizar esas actividades postergadas  que en el fondo de nuestra alma nos deja un regusto  áspero cuando las recordamos.

Dediquemos una parte del tiempo de cada día a pensar en nosotros mismos y a marcar el paso de la realización de nuestros sueños, para que cuando vaya finalizando el año podamos felicitarnos por haber logrado materializar al menos uno de nuestros sueños pendientes de realizar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *